La propuesta de su chef, Patricia Torres, de tan solo 23 años, es ofrecerles una fusión entre “lo gourmet y lo criollo” con una asombrosa variedad de recetas basadas en la trucha, que se pesca en el criadero de finca Atamisque. Las truchas son siempre frescas, ya que se sacan todos los días. Además se cuida la calidad de las frutas que acompañan los platos. La idea es conjugar creatividad, cuidado y exquisitez. La carta cuenta además con platos de carne y pastas caseras Medalla de plata en gastronomía en Best Of 2012, Great Wine Capitals.

Click on button to show the map.